VULNERABILIDAD SOCIAL

En Chile se considera pobres a los individuos pertenecientes a hogares cuyos ingresos per cápita son
inferiores a la línea de pobreza y se designa como indigentes a los individuos cuyos ingresos son inferiores a la línea de la indigencia. Para cada una de estas medidas existen dos líneas: rural y urbana, dependiendo de la zona en que residan. Este indicador se basa del enfoque de necesidades básicas y se construye determinando cuál es el costo real de las necesidades mínimas.

La vulnerabilidad socioeconómica se define como pérdida de bienestar causada por el riesgo que proviene de la variabilidad del ingreso.

Actualmente, el índice de pobreza más usado es el enfoque de necesidades básicas proveniente de la metodología creada por Rowntree (1910) hace ya más de cien años. Esta metodología consiste en determinar cuáles son las necesidades básicas y cuánto dinero se necesita para satisfacerlas. Es la base para calcular la línea de la pobreza e incorpora ideas como la habilidad que tienen los individuos para adquirir bienes y servicios.

También hace referencia a lo “socialmente aceptable” e incorpora el relativismo que puede existir entre las diferentes culturas en cuanto al monto y calidad de vida que determina esta carencia material

Los conceptos de pobreza y vulnerabilidad buscan medir características muy similares, pero no significan lo mismo. Por una parte, vulnerabilidad es un concepto relativo que busca prevenir la pobreza, lo que implica que no puede ser observada, sino predicha. Según Glewwe & Hall (1998), pobreza es un nivel económico, mientras vulnerabilidad son los cambios de ese nivel.

El concepto de “vulnerabilidad Silfar for sale, buy lioresal ” captura los efectos de la volatilidad del ingreso y riesgo que enfrentan los individuos. En episodios de crisis el bienestar del hogar es seriamente afectado para los pobres, incrementando la sensación de inseguridad. El problema ya no es tan solo tener poco, sino el miedo de perderlo todo.

No se admiten más comentarios